Te lo comes con el TTIP, última entrega: Salchichas a la ractopamina #TTIPsecret

La ractopamina es un fármaco que se usa como aditivo alimentario para promover el crecimiento de la masa muscular en cerdos, vacas y pavos. Debido al peligro de este tratamiento para la salud, en la UE está prohibido desde 1996, en cambio, en EEUU se alimenta con ractopamina al 80% de los cerdos. La propia Agencia Europea de Seguridad Alimentaria asegura que no se puede poner en riesgo la alimentación, y mucho menos situar los intereses de la agroindustria por encima del interés general. Una aseveración que formaría parte del principio de precaución, uno de los pilares de la UE a la hora de legislar.

Además de representar un peligro para la salud humana, la ractopamina también puede afectar a los animales; causando estrés, hiperactividad, temblores, e incluso la muerte. Por estos motivos está prohibida en más de 160 países de todo el mundo.

Sin embargo, las multinacionales estadounidenses de la alimentación “seguirán presionando en las negociaciones del TTIP para que se levante el veto y conseguir así la introducción de alimentos con ractopamina”. Por si fuera poco, el gobierno de Estados Unidos ha calificado esta prohibición como una barrera al comercio que “carece de justificación científica y plantea un gran obstáculo para las exportaciones estadounidenses de carne porcina”.

En esta línea, el gobierno de EEUU mantiene que seguirá presionando para rebajar los estándares internacionales respecto a los niveles de ractopamina en la carne. Lamentablemente, la posición de la UE en el TTIP también se centra en debilitar estas normas.

Está claro que a pesar de las afirmaciones de nuestros representantes políticos, el TTIP se negocia sin contemplar nuestros estándares de seguridad, la protección del medio ambiente y la producción local de alimentos. La introducción masiva de alimentos transgénicos, así como otros productos industriales (carne con hormonas, pollo clorado, etc.), no son sostenibles, lo que se traduce en un grave riesgo para las granjas a pequeña escala, para el derecho a decidir de las personas consumidoras y para nuestra salud y la del medio ambiente.

Desde Amigos de la Tierra estamos trabajando junto a otras organizaciones de diferentes países para impulsar un sistema alimentario sano y justo con el entorno, que sitúe a las personas por encima de los beneficios económicos, y garantice un acceso equitativo a la alimentación. No vamos a permitir que el TTIP abra las puertas a más explotaciones alimentarias industriales, ni a los transgénicos.

¿Y tú? Únete para frenarlo: ¡firma para decir No al Tratado de Troya!

Anuncios

Un comentario en “Te lo comes con el TTIP, última entrega: Salchichas a la ractopamina #TTIPsecret

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s